El sistema de crédito social chino: tanto pierdes tanto vales

Hace aproximadamente un año que China implantó el carnet por puntos para «buenos ciudadanos». Se trata de un sistema de créditos sociales que puntúa a los ciudadanos en base a diferentes criterios: su conducta cívica, las páginas de internet visitadas, los productos que compra online, etc. La puntuación determina el derecho de los ciudadanos a acceder a ciertos servicios (empleos, escuelas, transportes) así como las penalizaciones impuestas a los «malos ciudadanos». Como es lógico, las recomendaciones para evitar los castigos pasan por seguir las normas y cumplir las órdenes que se dan en los distintos escenarios. Continuar leyendo «El sistema de crédito social chino: tanto pierdes tanto vales»

El trabajo con los sueños en psicoterapia

La psicoterapia es un proceso dirigido a ampliar el conocimiento de la persona sobre sí misma con el fin de que pueda liberarse de las ataduras que le están haciendo sufrir. Partimos de que los síntomas psíquicos son una «formación de compromiso» entre deseos inconscientes, por un lado, y las exigencias defensivas encargadas de que lo inconsciente no pase a la consciencia, por el otro. Además de los síntomas, existen otros modos de transacción entre el deseo y la defensa, tales como el sueño y los lapsus. El trabajo con las distintas producciones del inconsciente permitirá al sujeto tomar conciencia de los conflictos internos que están en la base de su sufrimiento para así poder resolverlos, haciendo innecesaria ya la presencia de los síntomas.

Continuar leyendo «El trabajo con los sueños en psicoterapia»

Cuando una pareja pierde su rumbo

¡Cuántos matrimonios iniciados con ilusión, con la promesa de amor eterno, con el proyecto de una vida en común, y resignados después a soportar el hastío y la desgana, incapaces de resolver sus crisis de pareja!

Relaciones que se enfrían; evitación diaria de abordar seriamente la búsqueda de soluciones; negativa a dedicar más tiempo y cariño a luchar por el matrimonio. Las esperanzas de reparación les abandonaron hace tiempo y el resentimiento asume el protagonismo en sus escasos encuentros cara a cara.

Lamentablemente, sólo contemplan la posibilidad de separarse: o una separación física o un «divorcio emocional». En este último caso, continuarán viviendo bajo el mismo techo, procurando mantener cierta estabilidad mediante una apariencia de normalidad que no hará sino aumentar el grado de insatisfacción en sus vidas.

Quizás no hayan valorado lo suficiente que una terapia de pareja puede ayudarles a definirse: o seguir adelante con el proyecto, mejorando la calidad de la relación, o poner fin al matrimonio de manera civilizada.

Daniel González
Psicólogo en Sevilla especialista en Psicología Clínica y Psicoterapia