¿Cuál es mi faro?

«Todos nuestros sueños se pueden hacen realidad si tenemos el coraje de perseguirlos» (Walt Disney).

Las redes sociales están llenas de frases que nos recuerdan la importancia de luchar por lo que queremos, frases más o menos ingeniosas que tratan de motivarnos a cumplir nuestros sueños. Generalmente, la emoción que nos despiertan sólo dura lo que tardamos en pasar a la siguiente publicación, de manera que ni nos dejan huella ni influyen verdaderamente en nuestras acciones. ¡Pero no por eso dejan de ser valiosas! Continuar leyendo «¿Cuál es mi faro?»

La gran fortuna de sentir gratitud

Las personas no experimentamos sólo emociones básicas como la alegría, el miedo, la ira, la tristeza, el asco, la sorpresa y el desprecio. Entre otras cosas, también podemos sentir gratitud.

La gratitud es un sentimiento complejo, menos intenso y explosivo que las emociones básicas. Normalmente se experimenta de una forma profunda, plena y duradera. Quien siente verdadera gratitud se siente afortunado por tener este sentimiento y agradecido a aquellos que le enseñaron a sentirlo. Continuar leyendo «La gran fortuna de sentir gratitud»

Necesidad, demanda y deseo (II)

En Necesidad, demanda y deseo (I) terminamos diciendo que el objeto del deseo es siempre inalcanzable porque las palabras de la demanda nunca llegan a recogerlo en su totalidad.

Pero precisemos algo más en relación al lenguaje y a la demanda: en el ser humano, la demanda no es una representación psíquica de la necesidad, como en los animales, en los que una señal remite unívocamente al referente. En el ser hablante, las palabras tienen valor de significantes que remiten a otros significantes, cuyos significados están en función del receptor, que es quien finalmente elige el sentido de lo verbalizado. Con este recorrido de ida y vuelta, el sujeto acaba recibiendo su propio mensaje en forma invertida, proviniendo del campo del Otro. Continuar leyendo «Necesidad, demanda y deseo (II)»