Tabú en la familia: ¿hablamos ahora o callamos para siempre?

Las personas no decimos todo lo que pensamos… Afortunadamente.

En cualquier familia hay asuntos silenciados, temas de los que no se habla abiertamente o que sólo algunos miembros conocen y los mantienen ocultos al resto. Esto es inevitable. Y no es, de por sí, ni malo ni bueno. ¿Acaso hace falta sacar a la luz todos los secretos? Hay temas que en su día se convirtieron en tabú y tienen que seguir siéndolo para no poner en peligro el equilibrio familiar. Pienso en el caso de una madre que deseó la muerte de su bebé y actúo con él con negligencia durante un episodio depresivo grave; posteriormente, conforme se fue recuperando de su depresión, logró desempeñar los cuidados con amor y aplicación facilitando el desarrollo sano de su hijo. ¿Es necesario que de mayor el hijo conozca esto? Hay aspectos de la crianza que un hijo no siempre está preparado para conocer ni tiene por qué conocerlos, al menos, no en cualquier momento ni de cualquier forma. O cuestiones internas de sus padres como pareja que tampoco tiene por qué llegar a saber nunca. Continuar leyendo «Tabú en la familia: ¿hablamos ahora o callamos para siempre?»

Los traumas que no parecen traumas

Muchas personas que consultan están sufriendo debido a experiencias traumáticas vividas en sus familias. No piense que se trata de casos aislados. Probablemente usted también haya experimentado situaciones de este tipo, aunque no se le ocurra considerarlas «traumas».

Quisiera aclarar que no estoy aludiendo aquí a experiencias llamativas e impactantes del tipo abuso sexual o agresiones físicas, a las que fácilmente se suele calificar de traumáticas. Los traumas a los que me estoy refiriendo son menos visibles que aquellos. Son esas vivencias cotidianas, aparentemente inofensivas, que producen efectos traumáticos en las personas que las han soportado. Continuar leyendo «Los traumas que no parecen traumas»