¿Quién tiene el papel protagonista en mi vida?

¿Cómo tomarme la vida? ¿Como el estreno de una obra de teatro o como un ensayo más? ¿Como una obra que tendré oportunidad de repetir o como una obra con una única función?

Lo indiscutible es que en el teatro de mi vida el protagonista soy yo. Y declaro mi compromiso a seguir siéndolo cada día. Me niego a ser un personaje secundario en la obra de mi propia vida. Mucho menos, un espectador. Por mucho que tema hacer el ridículo, no me saldré de la escena para dejar que el protagonismo lo asuman otros personajes. El papel protagonista lo represento yo. Evidentemente prefiero recibir aplausos antes que tomates, pero si alguien tiene que ser abucheado ese seré yo. Confío en que la vida me brindará más ocasiones tanto para enmendar los errores como para lucir mi destreza.

Mi obra me pertenece: yo soy el guionista, el director y el personaje principal. Tengo todos los derechos de autor.

¿Y usted? ¿Protagoniza su obra o cede el protagonismo a otros?

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.