La soledad de sentirse incomprendido

Mi experiencia como psicoterapeuta me ha hecho ver que las personas cuando estamos deprimidas tenemos muy presentes los sentimientos de tristeza, vacío, desgana, angustia insoportable… pero puede que no sepamos explicarles a nuestros familiares las causas de dicha depresión. A veces porque ni siquiera nosotros mismos las distinguimos con claridad.

Lo que sí tenemos claro es la imperiosa necesidad de que ellos nos apoyen en nuestros sentimientos aunque no compartan las razones que les damos para explicar lo que nos pasa. Y lo peor que nos puede ocurrir en estos casos es que, en lugar de empatía, recibamos alguna crítica o nos culpabilicen por nuestro estado de ánimo.

La falta de apoyo en estos momentos de confusión hace que nos sintamos solos e incomprendidos en el dolor. Nuestros seres queridos nos niegan la verdad de lo que estamos sintiendo, desdeñan la importancia de las experiencias que nos han marcado. Llamamos a las puertas y no nos abren.

¿No es tremendamente doloroso sentir que menosprecian nuestro dolor?

Desgraciadamente este tipo de cosas ocurren en la realidad y con bastante frecuencia.

Por mi parte, quisiera transmitirle que, al contrario que en los contextos cotidianos, la psicoterapia que practico le ofrece un espacio de escucha libre de prejuicios, un lugar para aclarar sus sentimientos, para identificar las situaciones que le dañaron. Una oportunidad, en suma, para el análisis y la elaboración de sus experiencias dolorosas en un ambiente seguro y de confianza.

A este trabajo personal yo le puedo ayudar.

Pero recuerde que todavía no sé nada de usted. Primero tengo que escucharle.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.